21/1/13

Boston


Un poco de Walden, un poco de Ignatius, un trato con la editorial de "bravo"... puedo pedirle más a un trabajo? Creo que no!
 
 "5) Boston; sonata para violín sin cuerdas, TODD MCEWEN (Automática)

La sorpresa del año, y me quedo corto. Lo pasé tan endiabladamente bien con Boston que rezaba para que no terminara nunca, como cuando miraba dibujos animados de niño. Boston tiene fatalidad, nudismo, beodez extrema, malentendidos, Guinness, locura temporal, 12 valientes, páginas de ortografía de borracho (“¿Dienes sidio bara dormir?”; insisto: 12 páginas así), guarrez y violencia, imágenes gigantes, indigencia fortuita y vagabundeo por la gran ciudad (¡Viva Hamsun y Fante!), vandalismo, “este vendaje no tiene nada que ver con mi comportamiento” y hartazgo laboral que desemboca en demencia y perdición, también pathos y pena y emoción: algunas de mis cosas favoritas, juntas y revueltas. Oh: y un omnipresente violín sin cuerdas, en efecto. Es un poco experimental, pero de forma tolerable (escasez de comas, diálogos sin guion, a lo nouveau roman). En general se van a MORIR DE LA PUTA RISA a la vez que se estremecen con el alcance del derrumbe masculino. Desastre tras desastre. Mi libro favorito del 2012, junto a David Nobbs (ver punto 1)."